martes, 30 de diciembre de 2008

A pesar de La Niña, 2008 fue 10° año más caliente desde 1850

El calentamiento global sigue acelerándose. La “Met Office” publica una versión de su informe climático correspondiente al año que termina y en ella echa también una mirada a las décadas por venir.

A solicitud de la Organización Meteorológica Mundial, el servicio de meteorología británico, más conocido como la “Met Office”, publicó el pasado 16 de diciembre una versión provisional de su análisis climático correspondiente a 2008. Según el informe, con 14,3 grados centígrados como temperatura promedio a escala planetaria, el que termina es el décimo año más caliente desde que el organismo estableciera sus confiables sistemas de medición en 1850.


Entre 1997 y 2008 se suceden los años con las temperaturas promedio más elevadas. Sin embargo, “2008 fue más bien un año frío en comparación con otros, solamente 0,3 grados por encima del promedio correspondiente al período 1961-1990. Así, 2008 es el año más frío en lo que va de siglo XXI”, dice Phil Jones, profesor de Ciencias Climáticas de la Universidad East Anglia en Norwich. El mes de diciembre aún no ha concluido, pero es improbable que una variación en la temperatura anual media altere la descripción de 2008 presentada por el servicio de meteorología británico.


El Niño y La Niña


El hecho de que cada año que pasa no presente temperaturas medias superiores a las del anterior, a pesar de que la concentración de gases en la atmósfera contribuye a que el efecto invernadero aumente progresivamente, encuentra una explicación plausible en la fluctuación del clima tal como la explica el profesor Jones: “2008 fue un año más frío porque en 2007 condiciones climáticas conocidas como La Niña se desarrollaron en el Océano Pacífico. Los fenómenos climáticos de El Niño y La Niña pueden hacer que ciertos períodos sean más calientes o más fríos, con una diferencia de hasta 0,2 grados centígrados. Esta oscilación es aún mayor que las que la intervención humana puede originar en un momento dado”.

Sin embargo, los científicos de la “Met Office” no están contando con otro año tan fresco como el que ahora finaliza, ya que esa fase fría que es La Niña se extingue poco a poco en el Pacífico tropical. Según Peter Stott, matemático dedicado a la predicción del clima en el Centro Hadley del servicio de meteorología británico en Exeter, eso significa que, en poco tiempo, lo que conocemos como el calentamiento global no se evaporará tan notablemente como lo hizo este año. “Es muy probable que los próximos tres años sean más calientes, precisamente porque los efectos de La Niña ya no se sentirán tan intensamente. Y a partir de la próxima década podemos contar incluso con el aumento de la temperatura media global por el orden de los 0,2 grados: por década”.


Las apariencias engañan


La confirmación de que 2008 es, de hecho, el año más frío en lo que va de década seguramente envalentonará a quienes no creen que la agresiva intervención humana en el medio ambiente tenga algo que ver con el calentamiento global y a los escépticos que creen que el clima en la Tierra en lugar de calentarse se está enfriando. Phil Jones recomienda no dejarse llevar por las impresiones: “Nosotros no esperamos que cada año sea más caliente que el precedente. Para efectos de análisis, tiene sentido observar períodos de tiempo más largos. Uno puede, por ejemplo, comparar las décadas entre sí y descubrir que las temperaturas entre 2000 y 2008 son 0,2 grados superiores a las medidas a mediados de los noventa. Y esta fluctuación de 0,2 grados por década es precisamente la que prevemos para los futuros decenios debido al aumento progresivo de la concentración en la atmósfera de los gases que contribuyen al efecto invernadero”.


El argumento según el cual la tendencia al calentamiento global se estancó hace muchos años tampoco es sostenible, según los expertos. Ciertamente, 1998 sigue ostentando el récord como el año con la temperatura promedio más alta; pero esas temperaturas tan fuera de lo común tenían causas naturales: en aquella oportunidad, anomalías climáticas en el Océano Pacífico no permitieron que la fase fría de La Niña tomara cuerpo, mientras que El Niño marcó el clima de esa temporada. En 1997 y 1998 tuvieron lugar los El Niño más fuertes del siglo XX y por eso fueron años tan calientes.


Fuente: Deutsche Welle
Autores: Volker Mrasek / Evan Romero
Fotografia: La Niña provocó numerosas inundaciones, como éstas en Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada